El vídeo que confirma cómo China investigaba coronavirus en murciélagos antes de la pandemia de covid-19

|

¿Se escapó el covid-19 de un laboratorio oficial de Wuhan donde se investigaba y manipulaba virus de la familia de coronavirus? Esto es lo que el presidente de Estados Unidos mandó investigar más en profundidad a sus servicios de inteligencia, reactivando así la teoría de que el primer contagio no fue un suceso natural. 


Una teoría de la que no hay pruebas, a penas leves indicios. Por ejemplo la constatación del trabajo de científico chinos en cuevas de muerciélagos para recoger virus, como muestra este vídeo oficial.  


El covid-19 que afecta a los humanos comparte características con los coronavirus en murciélagos, aunque jamás se ha localizado en un murciélago en libertad, y a otros virus que afectan a otras especies.







EL VÍDEO DE LA POLÉMICA SOBRE INVESTIGACIÓN VIRAL


Casi en simultáneo con el primer brote de COVID-19, las autoridades científicas difundieron imágenes de propaganda que pretendían mostrar el liderazgo de China en el terreno de la investigación viral. Hoy, en la distancia, las imágenes son reveladoras y alimentan las dudas sobre el origen del virus.


En diciembre de 2019 China difundió "Juventud en la naturaleza - La línea de defensa invisible", un video que muestra cómo un equipo del Centro de prevención y control de enfermedades de Wuhan se dedicaba a buscar vectores de virus en murciélagos.


“No soy médico, pero trabajo para curar y salvar a la gente. No soy un soldado, pero trabajo para salvaguardar una línea de defensa nacional invisible”, aseguraba Tian Junhua el cazador de murciélagos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Wuhan. La misma ciudad donde "supuestamente "nació el COVID-19 que hace más de un año y medio puso en jaque al mundo entero: casi 4 millones de muertos y más de 172 millones de contagiados.


El aventurero chino, que frecuentaba las cuevas de la provincia de Hubei, cuenta en el video con tono épico cómo expone su vida a los peligros de la naturaleza para defender al mundo de los peligros “invisibles” como los virus. No es una investigación de un consorcio de periodistas unidos a lo largo del globo por conocer la verdad, las imágenes que muestran cómo cazan y manipulan murciélagos en la provincia de Hubei, sinó que forman parte de un video de propaganda oficial elaborado por las propias autoridades científicas del régimen de China y difundido por la cadena estatal CCTV el 10 de diciembre de 2019, prácticamente en simultáneo a la fecha en que los residentes de Wuhan empezaron a acudir a los hospitales con misteriosas dolencias respiratorias y el mundo empezaba a saber de la existencia de un nuevo coronavirus.


En el video, los investigadores escalan la pared de la caverna, con sus faros de color azul fantasmal. “Si nuestra piel está expuesta, puede entrar fácilmente en contacto con excrementos de murciélago y materia contaminada, lo que significa que esto es bastante arriesgado”, relata a cámara Tian, los cazadores de murciélagos. “Tenemos que vivir varios días en la cueva...”, continúa, mientras la banda sonora aumenta el dramatismo. “No hay señal de teléfono móvil, ni suministros. Es realmente aterrador”.


Tian y su equipo del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Wuhan son filmados capturando murciélagos de herradura y pipistrelle, y recogiendo muestras en busca de nuevas enfermedades transmitidas por murciélagos y la base de nuevas vacunas. Tian habla de la necesidad de ser precavidos. “Es al descubrir nuevos virus cuando más riesgo de infección corremos”, dice, aunque se le ve manipulando frascos de muestras sin llevar equipo de protección completo.


“El video es quizá más notable por lo que no revela. No se sabe nada fuera de China sobre la información obtenida en esa expedición por el CDC de Wuhan, la misma agencia que supervisó la respuesta temprana de China a la pandemia. El equipo no ha revelado qué virus, si es que hay alguno, encontró en la cueva, ni siquiera cuándo tuvo lugar la misión”, alerta con contundente argumento The Washington Post.


Tian no habla públicamente desde hace más de un año y su silencio se suma a la deliberada decisión de China de bloquear todo acceso a los registros científicos en Wuhan. Es que hace un año la idea de que el coronavirus pudiera haberse filtrado desde un laboratorio chino parecía una locura, un capítulo más de una descabellada teoría conspirativa. Pero ahora todo cambió porque el informe de Wuhan de la OMS deja sin resolver la cuestión del origen del coronavirus.




Hace 15 días, el presidente Biden ordenó a las agencias de inteligencia estadounidenses que redoblaran sus esfuerzos para determinar el origen de la pandemia, incluso si podría haber surgido “de un accidente de laboratorio”. Los expertos y los gobiernos del mundo exigen que China coopere. Afirman que es clave investigar los protocolos de seguridad del CDC de Wuhan y de los laboratorios chinos. Además, piden acceso irrestricto a todos sus registros.





Sen comentarios

Escribe o teu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Galiciapress
Praza da Quintana, 3; 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS OS DEREITOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consello editorial Publicidade
Powered by Bigpress